Como ya hemos platicado, la identificación de un nuevo coronavirus llegó para impactar la vida de todos, de diferentes maneras. En esta ocasión hablaremos de la alimentación, ya que resulta indispensable considerar que el “arma” con la que lucharía nuestro cuerpo en caso de un contagio, es el sistema inmune (las defensas) y, por otro lado, si somos población en riesgo, la mejor forma de prevenir una complicación en todos los sentidos es la adopción de hábitos saludables, siendo la alimentación uno de los más importantes.

Mucho se ha hablado de que el coronavirus es una enfermedad que hasta este momento no tiene ni cura (farmacológica), ni vacuna, la única forma de recuperarse tras un contagio es el trabajo que haga nuestro cuerpo para recuperarse. Antes que otra cosa, es indispensable recordar la importancia de que sigas las pautas para prevenir el covid-19, como: evitar propagar el virus y reducir las posibilidades de contraerlo lavándote las manos regularmente de manera adecuada cn agua y jabón o si no es posible, entonces desinfectar con productos antibacteriales a base alcohol, cubrir la nariz y boca al estornudar y toser con pañuelos desechables, o con el ángulo interior del codo (nunca con la mano), cocinar bien carne y huevos, evitando tocarte la cara y minimizando el contacto social. Esto es particularmente importante para proteger a los grupos en riesgo, incluidas las personas que ya viven con el diagnóstico de alguna otra enfermedad, las personas mayores y las mujeres embarazadas.

Regresando al tema de la alimentación, es necesario hacer un paréntesis y destacar que una alimentación adecuada, no requiere el “apoyo” de suplementos de ningún tipo, no olvides que la regulación de estos siempre ha sido un tema complicado, y en algunos casos, el consumirlos puede dar pie a más problemas que soluciones.

La mejor manera de ayudar a tu cuerpo a mantenerse siempre lo más saludable posible, es elegir una amplia gama de alimentos de origen vegetal, que son ricos en fibra, y limitando los alimentos ultraprocesados, incluida la comida chatarra. También se ha demostrado que seguir una dieta mediterránea mejora la diversidad del microbioma intestinal y reduce la inflamación. Comer muchas frutas, verduras, nueces, semillas y granos integrales, además de grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra de alta calidad; y carne magra o pescado. También es de ayuda el elegir yogur natural (no azucarado) y quesos artesanales, que contienen microbios vivos (probióticos).

Evita el alcohol, la sal, los dulces y las bebidas azucaradas y los edulcorantes artificiales u otros aditivos. Si te preocupa obtener productos frescos durante el autoaislamiento o la cuarentena, las frutas y verduras congeladas son tan saludables como sus contrapartes frescas y durarán mucho más que el período de aislamiento lo que seguramente en algún momento estarás buscando.

En el Centro Multidisciplinario de Diabetes, tenemos una opción para ayudarte a realizar y ejecutar un plan para mejorar tu alimentación, recordando siempre que un buen plan deberá considerar tres puntos esenciales: lo que te gusta comer, a lo que puedes acceder y por supuesto, lo que tu cuerpo específicamente necesita.

Fuentes:
Coronavirus: how to keep your gut microbiome healthy to fight COVID-19. The conversation. Tim Spector. Professor of Genetic Epidemiology, King's College London. 19 de Marzo de 2020.
Information Diet in Covid-19 Crisis; a Commentary. Hasan Ashrafi-rizi, Zahra Kazempour. Archives of Academic Emergency Medicine, [S.l.], v. 8, n. 1, p. e30, mar. 2020.